Make your own free website on Tripod.com

Imágenes del Dr. Fernando De la Rúa en su última visita a los Estado Unidos

Septiembre 2004

El ex Presidente Fernando De la Rúa junto al ex Secretario para Asuntos Latinoamericanos del Presidente Carter, Bill Rogers, y al Premio Nobel y ex Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger. 21/9/2004, Washington.-

El ex Presidente Fernando De la Rúa con el Presidente del B.I.D. (Banco Interamericano de Desarrollo) Enrique Iglesias. 21/9/2004. Washington.

 

 

Viernes 24 de setiembre de 2004

Nota Visita a Washington del ex presidente

En EE.UU., De la Rúa llamó a confiar en el esfuerzo del Gobierno

Participó de una ceremonia de la OEA

WASHINGTON.- Reflexivo, nostálgico por momentos y con una pesada carga por el abrupto final de su gobierno, el ex presidente Fernando de la Rúa se reencontró ayer en la Organización de Estados Americanos (OEA) con mandatarios y ex jefes de Estado, y en cada reunión pidió que se confiara en el esfuerzo del presidente Néstor Kirchner por recuperar la economía.

"El país está en manos de un gobierno legítimo y hay que confiar en su esfuerzo para salir de la crisis y recuperar la economía", dijo el ex mandatario, que en diciembre de 2001 renunció en medio de una profunda debacle económica y social, en una charla con dos periodistas.

Junto con el ex mandatario de Colombia Andrés Pastrana, De la Rúa fue ayer uno de los invitados especiales del ex presidente de Costa Rica Miguel Angel Rodríguez, para asistir a la ceremonia en la que asumió como secretario general de la OEA. Es la primera vez que regresa a los Estados Unidos después de su abrupta salida de la Casa Rosada.

De la Rúa elogió la gestión del ministro de Economía, Roberto Lavagna, "que fue integrante de la Alianza y embajador de mi gobierno en Bruselas", dijo, y destacó la importancia que Kirchner le da "al mantenimiento del superávit fiscal", que es -sostuvo- la llave para que los países sean independientes y no dependan del crédito y la deuda. "En mis tiempos fueron muy complejas las relaciones con el FMI, donde justo hubo un cambio de autoridades y llegó Anne Krueger -subdirectora del organismo-, que tomó a la Argentina como un caso para exhibir su rigor", expresó. El ex mandatario insistió en que nombró a Domingo Cavallo al frente del Ministerio de Economía porque lo pedía todo el mundo, incluso su propio partido, la UCR.

Señaló que en los momentos más dramáticos era muy difícil hablar de dejar la convertibilidad, aunque "se precisaba una salida gradual y ordenada para evitar el default, una caída de los salarios, el aumento del desempleo y de la pobreza". Por eso -destacó-"luché para evitar ambas cosas. Pero no logré convencer sobre el valor que tenía para el futuro bajar el déficit".

El ex presidente llegó el martes a esta ciudad con su esposa, Inés Pertiné, donde desarrolló una rica agenda de reuniones. Se encontró con el ex secretario de Estado Henry Kissinger y el ex subsecretario de Estado para América latina Bill Rogers, con el titular del BID, Enrique Iglesias, y mantuvo reuniones en tres de los centros de pensamiento más influyentes de Washington en la política para América latina: el Interamerican Dialogue; el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS), y el Wodrow Wilson Center, cuyo programa para Latinoamérica dirige el experto en política argentina Joseph Tulchin. Ayer se reunió con Arturo Valenzuela, ex asesor de Bill Clinton y actual integrante de la campaña del candidato presidencial demócrata, John Kerry, y hoy partirá hacia Nueva York.

En la charla en el hotel donde se hospedó, dijo que espera que la reestructuración de la deuda sea exitosa. El tema, destacó, "es si una vez que se resuelva el problema del default vuelve el crédito. Todo va a depender de la seguridad jurídica".

En cada uno de los encuentros contó que le preguntaron por la relación de fuerza entre el Gobierno y la oposición, y el papel de la UCR como alternativa. De la Rúa les señaló que el justicialismo tenía la capacidad de ser oficialismo y oposición a la vez, pero también que la UCR se recuperará por la fuerza de los gobiernos provinciales que conserva y por la representación parlamentaria que tiene. Dice que no hará más política competitiva, aunque sí que seguirá trabajando con su fundación, el Centro de Estudios para la República.

Desde que dejó el gobierno, se dedicó a atender los asuntos judiciales que lo involucran, explica, pero también a escribir un libro con sus memorias. "Analizar los éxitos y los fracasos, y en mi caso -puntualizó- con un final que todavía me pesa."

Por Jorge Rosales
Corresponsal en EE.UU.
LA NACIÓN.

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/639099


EL EX PRESIDENTE, EN LA ASUNCION DEL NUEVO TITULAR DE LA OEA

De la Rúa reapareció en EE.UU. y elogió a Kirchner


Ponderó los esfuerzos que hace por mantener el superávit fiscal. Y también criticó al FMI.
24/09/2004


Ana Barón. WASHINGTON. CORRESPONSAL
Diario Clarín.

Si el Gobierno decidiera nombrarlo embajador, no hay duda que el ex presidente Fernando de la Rúa haría un buen trabajo. Durante su corta estadía en Washington, De la Rúa apoyó la gestión del presidente Néstor Kirchner. Elogió particularmente los esfuerzos que está haciendo para mantener el superávit fiscal y criticó duramente al Fondo Monetario Internacional.

"El país está en manos de un Gobierno legítimo. Hay que con fiar en los esfuerzos que está haciendo para salir de la crisis y recuperar la economía", dijo De la Rúa , destacando la importancia del nivel de superávit que Kirchner ha logrado. "Sirve para la independencia del país, no es bueno depender del crédito y de la deuda." Según De la Rúa , uno de los problemas que tuvo en su gobierno es que no "logró convencer del valor que tiene reducir el déficit". Anteriormente, De la Rúa había criticado al Gobierno y hablado de "persecución política" contra él por la reactivación de la causa de sobornos en el Senado.

"Con el tiempo uno tiene una perspectiva distinta de sus éxitos y de sus fracasos, y en mi caso, de un final que todavía me pesa" confió durante una conversación muy franca con dos periodistas argentinos en la que recordó que Roberto Lavagna era de la Alianza y fue embajador de su gobierno en Bruselas y Ginebra. "¿Tendría que haberlo nombrado ministro de Economía?", se le preguntó. De la Rúa sonrió. Según él, en aquel momento todo el mundo quería a Domingo Cavallo y no era posible siquiera hablar de salir de la convertibilidad.

De la Rúa aterrizó en Washington invitado por el nuevo secretario general de la OEA , Miguel Angel Rodríguez, a la ceremonia en que asumió el cargo.

Sentado entre el ex presidente de Colombia Andrés Pastrana y el también ex presidente de Colombia y ex secretario de la OEA Cesar Gaviria, De la Rúa fue recibido con todos los honores de un ex jefe de Estado. La gente se le acercaba a saludarlo.

Antes y después de la ceremonia, tuvo la oportunidad de reunirse con todos los especialistas en Argentina más importantes, Jo Tulchin , de Wilson Center; Peter Hakim , del Diálogo Interamericano; Miguel Díaz del CSIS.

Entre los temas tratados figuran, en primer plano, la deuda y la salida del default. Sus interlocutores quisieron saber cómo se puede ayudar a la Argentina. También expresaron preocupación por la seguridad jurídica y las reglas de juego para invertir.

Por último, quisieron saber si el radicalismo iba a sobrevivir a la crisis en la que cayó luego de su salida del Gobierno. "Les dije que sí, por el peso que tiene en algunas provincias y en el Congreso", contó, afirmando que ha dejado la política. ¿Totalmente? "Bueno, en el sentido que no busco ningún cargo, pero a lo mejor es una manera más intensa de hacerla".

Contacto Telefónico: 00 54 11 15 6745 6857