Make your own free website on Tripod.com

Nicolás Gallo acusa a Duhalde de conspirar contra De la Rúa

Nicolás Gallo afirmó que antes de la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa, el 20 de diciembre de 2001, Eduardo Duhalde “dijo en varias radios y en varios programas, una sola frase, repetía: o el presidente cambia o cambiamos de presidente. Nada más que eso decía, nada más ni nada menos”.

  


Medio: Continental
Programa: RH Positivo
Entrevistado: Nicolás Gallo
Fecha: 20/12/2004 11:14

 

Rolando Hanglin: También trabaja en radio, no sabemos si lo hace como una profesión, pensamos que no. Será una forma de militancia o de expresarse, ¿no? Ingeniero Gallo, ¿Cómo le va?.

Nicolás Gallo: Muy bien, cómo le va a usted Hanglin.

RH: ¿Qué dice señor, cómo anda’.

NG: Muy correcta su apreciación, es una forma de militancia expresarme y de exponer también lo que uno siente sobre los temas del país.

RH: Claro.

NG: Y el programa se llama “Argentinos, a las cosas, y las cosas por su nombre”. Argentinos a las cosas es una vieja frase atribuida con propiedad a Ortega y Gacet hace casi un siglo, no tanto. Y las cosas por su nombre se la agregamos nosotros para no fantasear.

RH: Bueno, perfecto. ¿Cómo está organizada su familia hoy día ingeniero Gallo?

NG: ¿Mi actividad?

RH: No, su familia.

NG: Porque no le entiendo la pregunta...

RH: Cuántos son de familia, qué hacen sus chicos, no sé cómo es su cuadro familiar.

NG: A no, mi cuadro familiar es un cuadro... estoy casado, tengo hijo, está casado con su mujer y con sus hijos así que formamos una familia... tenemos el sentido de familia sobre todo en estas fiestas cristianas que se acentúa más el sentido de familia.

RH: Tiene un solo hijo varón, decía.

NG: Si.

RH: ¿Y su actividad de ingeniero la desarrolla o quedó?

NG: Mi actividad de ingeniero... siempre fui ingeniero civil pero dedicado más que nada a los problemas del desarrollo, he trabajado últimamente para el BID, para la CASCO, (...) Andina de Fomento, haciendo una revisión de todos los planes de la infraestructura de integración en el cono sur, básicamente en el MERCOSUR y Chile, en ese sentido sigo trabajando como hice toda mi vida. Pero yo conozco América Latina a fondo como seguramente pocos argentinos la conocen por mis actividades como consultor y también para el Banco Interamericano y (...) Andina de Fomento he andado por todos los lugares más recónditos de América Latina.

RH: Y si conoce tanto América Latina nos podrá decir si el MERCOSUR está siguiendo un rumbo correcto o es una fantasía sin destino.

NH: No, todo lo contrario. Yo creo que está pasando una clásica crisis de crecimiento, además de esta va a tener varias, cuando uno va creciendo... y bueno, si un hermano crece un poco más que el otro, en ese año se sienten las tensiones de esa crisis; pero creo que harían mal los gobernantes de turno, porque son de turno nada más, hacer de esta crisis una cosa más grande de la es. Es un problema de ajustes menores que seguramente... y los propios industriales de ambos lados, lo privados, tratan cada uno de sacar provecho, harina para molino, ¿no?

RH: Si.

NG: Y lo cual es lógico, para eso están los gobiernos que tienen amortiguar, amenguar las tensiones porque esa es la función de los gobiernos.

RH: Y cuando usted lo piensa 3 años después, ¿qué piensa que pasó en ese desenlace tan poco feliz del gobierno del doctor De La Rúa?

NG: Bueno, es un desenlace trágico para algunas familias que perdieron sus seres queridos, y trágico para la República porque a través de un mecanismo de lo que podríamos llamar un golpe civil se terminó con un presidente constitucional.

RH: Si.

NG: Creo que no hay nada para festejar.

RH: No, claro.

NG: Pienso que se aceleró después del 14 de octubre. Con el 14 de octubre se vio claramente que el peronismo había ganado fuertemente, tampoco había ganado mucho, pero el radicalismo, la Alianza, había perdido prácticamente en todas las provincias, se produjo un acontecimiento de aceleración. Yo en la presentación que le hice al juez Oyarbide con respecto a lo que se puede denominar el cause del complot le agregue una serie de notas periodísticas que cuando uno las mira en su conjunto son, digamos, impactantes, demuestran claramente el proceso de desestabilización de un gobierno constitucional. La última frase la recuerdo perfectamente bien, fue el propio 20 de diciembre a las 11 de la mañana, Duhalde, el 20 de diciembre a las 11 de la mañana...

RH: ¿Qué dijo?

NG: Duhalde dijo en varias radios y en varios programas, una sola frase repetía, o el Presidente cambia o cambiamos de Presidente. Nada más que eso decía, nada más ni nada menos. Eso digamos es como el broche final de un proceso de desestabilización brutalmente... yo diría, compaginado... orquestado de una manera impresionante, cuando uno lo mira en el listado de  las notas periodísticas que yo subrayé y le hice llegar al doctor Oyarbide.

RH: ¿Y quién fue el gran orquestador, Duhalde?

NG: Si, no me cabe la menor duda. Él vio la posibilidad de un gobierno débil... y el (...) trae la solución que la solución era la que establecía la constitución, bueno, que se podría haber presionado para un jefe de gabinete del partido...

RH: Bueno, o ganar las elecciones cuando llegara el turno, si se podía.

NG: O también se podría haber negociado, políticamente y frente a la gente, de forma trasparente, un jefe de gabinete diferente, quizás el propio partido que había ganado las elecciones y una suerte de acuerdo. Pero no, el radicalismo ahí actuó a mi juicio opaco, sin gravitación, sin personalidad y no asumió que el gobierno era el radicalismo, ósea la Alianza no existía más.

RH: Ahora fíjese ingeniero lo que dice la señora de Duhalde, dice a De La Rúa lo echó la sociedad, específicamente los sectores medios de la Capital que no tienen nada que ver con el PJ, porque son lo menos peronista que hay... me está escuchando o se cortó... se cortó. Bueno, ya volvemos al ingeniero Nicolás Gallo. Es interesante porque hay expresiones de distintas personas que al cabo de los 3 años, tan cortos, 3 años no es nada, sin embargo pasó de todo. Bueno, evalúan ahora con la cabeza un poco más fría como fue que cayó el gobierno de De la Rúa, nos interesa mucho como lo ve el ingeniero Gallo, porque es ingeniero por lo tanto va a las cosas exactas e indiscutibles. ¿Está en línea ingeniero?... no, todavía no. Bueno, también están las expresiones de Graciela Fernández Meijide, interesante, ella dice que no hubo complot pero le apunta a Ruckauf, no paró los saqueos. Bueno, de todas maneras... ingeniero Gallo, ¿está en línea ahora?

NG: Si, estoy en línea perfectamente, estaba escuchando lo que usted decía de la señora de Duhalde, me parece que la señora de Duhalde obviamente va tratar de defender la posición de que su marido no tenía nada que ver pero eso también lo va a decir también Ruckauf, es obvio que ellos van a decir eso. Pero yo creo que la historia y los historiadores sin presión se van a encargar de ir revelando la realidad, y la realidad va a salir poco por las declaraciones, los posicionamientos. Yo le cuento una sola anécdota.

RH: Diga.

NG: Cuando Duhalde acababa de ganar las elecciones en la Provincia de Buenos Aires y era como el jefe del partido de la oposición, sería como la figura más importante de la oposición, pide una audiencia con De La Rúa y lo va a ver. Sabe de qué hablaron, yo estaba presente y no había más nadie, hablaron del plan de pequeñas obras públicas que había diseñado su amigo el escribano Toledo, ese fue el único tema. Ósea que él qué hizo con esto, hizo cumplir con una misión, detectar como estaba el ambiente en la Casa Rosada y salir, esto era absolutamente nada importante en ese momento. Estaba en otra cosa y evidentemente no le interesaba en lo más mínimo encontrar una formula institucional y política para colaborar y que no se rompa la continuidad institucional.

RH: Aja. ¿Y qué opina usted ingeniero Gallo de lo que vino después?, por las elecciones bastante accidentas, con muchas incidencias de las cuales salió electo un gobierno con una base muy débil pero que se ha ido afirmando con el tiempo y con bastante fortuna económica, el del presidente Kirchner. ¿Cómo ve las cosas ahora?

NG: Digamos, una suerte fantástica que le está viniendo muy bien al país...

RH: Suerte fantástica.

NG: Si si si, evidentemente que si y eso no es un juicio de valor negativo, sino que positivo...

RH: No no no, claro.

NG: ... le viene bien al país. Lo que creo que no se están haciendo para nada algunas cosas en materia de redistribución del ingreso ni planificación de cómo se va a redistribuir el ingreso, acá hay un problema gravísimo ocasionado por la devaluación, gravísimo, que beneficiado a unos pocos, ha hecho más ricos a los ricos, mejoró la posición de los bancos por más que griten lo contrario, pero ha hecho una pobreza enorme, una masa de gente de pobreza y de marginación inadmisible. Y creo que ahí es donde no está apuntando bien el Gobierno porque no se logra solucionar con los planes de jefes y jefas, eso mitiga la realidad pero la realidad es falta de esperanza, ósea que esa gente no... no hay un plan para que... yo le diría de desarrollo, vamos a ser claros. Hay grandes filosofías en cuanto a nuestra posición en el mundo, vamos a pegarle a Fondo Monetario Internacional, vamos a pegarle a los poderosos, pero la realidad es...

RH: ¿Le vamos a pegar o le vamos a pagar?

NG: De paso le pagamos con la mano derecha mientras le pegamos con la izquierda, ¿no? Pero, digamos, estos son fuegos de artificio. Lo que ciertamente sucede es que estamos entrando en el año 2005 y no se ve absolutamente nada de una política clara y serena, pacifica para incorporar a la masa de gente que se sienta argentina y forme parte y no siga siendo excluida. Es enorme la cantidad de gente de familias excluidas y marginadas que hay en el país, es inmensa, es inadmisible. Ya van a cumplir 2 años de gobierno y creo que ahí para mi es un enorme y gran falla, es la falta de posición y de pensamiento y de reflexión y de acción en cuanto a la distribución de ingreso  y para eso falta un plan de desarrollo, si no no hay nada que hacerle.

RH: ¿Usted piensa que hombres nuevos en el radicalismo o mujeres nuevas en el radicalismo pueden cambiar el panorama político de nuestro país.

NG: Si, yo creo fervientemente; el partido radical sufrió una gran crisis de identidad, incluso después de De La Rúa algunos creyeron que pegándole al presidente como si fuera De La Rúa el autor de todos los males de la Argentina iban a ganar posiciones, la sociedad los castigó, nos castigó al partido, tuvo las peores elecciones... pero más que nada por no tener identidad. Si ahora recupera la identidad, va a las bases, a Alem, Irigoyen, Alvear, al sentido republicano, institucional del radicalismo y se atreve sin ningún tapujo y sin ningún complejo de funcionar como partido de la oposición, el radicalismo tiene muchísimo que dar todavía a la República, muchísimo.

RH: Muy bien señor.

NG: Creo que se va a recuperar.

RH: Gracias por atendernos, ¿eh?

NG: Faltaba más.

RH: Muy amable, que tenga feliz año, ¿eh?

NG: Gracias, igualmente para usted.

 

2004. http://delarua2004.tripod.com

Oficina de Comunicaciones del Ex Presidente Fernando De la Rúa.