Make your own free website on Tripod.com
   
   
 

 

"Operación política" el nuevo libro de Fernando de la Rúa


"El proyecto de ley laboral que envié al Congreso se aprobó con modificaciones. Su fin era fomentar el empleo y mejorar las relaciones gremiales. Los sindicalistas manejan mucho poder. Uno de ellos, empeñado contra la ley, acusó de querer comprar el voto de los senadores con una “Banelco”. Era una operación para trasladar el tema a la corrupción, imagen ingeniosa y del tipo que los argentinos estamos dispuestos a creer. Empezaron rumores que un senador aprovechó para promocionarse como candidato. Se puso un anónimo en escena, muy difundido por la prensa.

Tanto repetirla, la historia se creyó. Demostrar la falsedad de una creencia colectiva es algo colosal. La conmoción causada se usó para atacar en lo más esencial a aquél Gobierno. Se fue desmembrando sola, pese a la insistencia judicial y el coro mediático. Los propios tribunales dijeron que la versión original no se corroboró, que el anónimo es falaz, que no salió dinero de la SIDE y que no aumentó el patrimonio de ningún senador. Se invocó la versión interesada de un supuesto arrepentido, pese a sus evidentes mentiras y contradicciones. La ley se aprobó por más de dos tercios de votos indiscutidos. Atacar a la ley, al Senado y al Gobierno, fue una operación política.

Como todavía se insiste, este libro analiza el proceso y revela el origen y fin de la historia. Si no puede ganar la justicia, al menos que triunfe la verdad."

Fernando de la Rúa


OPERACIÓN POLÍTICA

La causa del Senado

Editorial Sudamericana, julio de 2006.

Por Fernando de la Rúa

"En 1999 fui elegido Presidente de la Nación con casi el 50% de los votos. Convoqué a la construcción de un país moderno, basado en el dialogo y el consenso, el respeto a las instituciones y la independencia de la justicia. Como demócrata, siempre creí en las libertades, en honrar los compromisos adquiridos por el país y en respetar las reglas de una economía sana. Debí gobernar durante un periodo de marcada recesión mundial provocada por el enfriamiento de la economía norteamericana al tiempo que me tocó administrar la deuda externa acumulada mas grande de la historia argentina. Mi visión era posicionar seriamente a la Argentina frente al mundo y para eso tuve que reducir el déficit y renegociar los términos de la deuda sin dejar de cumplir con las obligaciones. Creí que el esfuerzo traería credibilidad –tanto adentro como afuera- y una excelente posición para capitalizar el ciclo expansivo que inevitablemente llegaría. Me comprometí a no devaluar preservando así el salario hasta el final de mi gobierno. Luego de la devaluación peronista, el poder adquisitivo de los trabajadores caería a la mitad. Sostuve que un Estado libre de déficit, corrupción y abusos políticos sería la base de la salud económica para un país emergente como la Argentina. En el primer año de gestión logré reducir el déficit significativamente, pero la crisis del 11 de Septiembre y los cambios en la política de los Estados Unidos de la mano de George W. Bush y Paul O’Neill desencadenaron una intransigente presión del FMI generando debilidad económica para nuestro país y obligándome a tomar difíciles decisiones. En aquel momento, el peronismo bonaerense percibió una oportunidad de llegar al poder a través de un golpe civil, generando violencia organizada en las calles y, en el Congreso, el pedido de renuncia y juicio político al presidente negándose a apoyar cualquier decisión que nos permitiera superar la coyuntura. Para evitar más violencia y posibilitar las medidas necesarias para resolver la crisis externa -que bajo esas condiciones políticas eran imposibles- renuncié a mi cargo el 20 de diciembre del 2001. Desde entonces viví una intensa persecución judicial, mediática y política. Quienes participaron del golpe necesitaron denostarme para su propia justificación. Esto tuvo diversas manifestaciones. Una de ellas es la causa del Senado."

Fernando de la Rúa

http://delarua2004.tripod.com