Make your own free website on Tripod.com
     
 

PONTAQUARTO AMPLIO SU DECLARACION SOBRE SOBORNOS
EL CAMINO HACIA DE LA RUA

El ex secretario parlamentario dio ayer más detalles sobre la reunión con De la Rúa en la Rosada. Identificó a un edecán.

Esto publicó Página 12 sobre lo que habría dicho Pontaquarto al Juez sobre una supuesta reunión con el Presidente De la Rúa. Elegimos esta versión por ser la más completa y la más agresiva (ver su título). Comparando con los textos anteriores se advierte la falsedad.

"Página 12" del 13 de Febrero de 2004.

Por Victoria Ginzberg

El ex secretario parlamentario Mario Pontaquarto confirmó ayer la realización de una reunión en el despacho del ex presidente Fernando de la Rúa en la que se discutió (y negoció) la resistencia del peronismo a la ley de Reforma Laboral. “Cuando ingresamos, (los ex senadores) Augusto Alasino y Alberto Tell estaban conversando con De la Rúa en la punta. El escritorio estaba puesto casi al final y detrás había una ventana que no sé si da a la Plaza de Mayo o a dónde”, detalló el “arrepentido”. Además realizó un croquis del lugar e identificó a uno de los edecanes del ex presidente Mario Fernando Troncoso, quien ya estaba citado como testigo para la semana que viene.
La nueva declaración de Pontaquarto estaba destinada a ahondar en la participación de De la Rúa en el supuesto pago de coimas a los senadores.
El juez Rodolfo Canicoba Corral y los fiscales Eduardo Freiler y Federico Delgado apuntaron a que el “arrepentido” aportara datos que luego sirvieran para acreditar con pruebas independientes –otros testimonios o registros oficiales– que la reunión en la Casa de Gobierno de la que participaron Tell, Alasino, el ex senador radical José Genoud y De la Rúa se llevó a cabo. El ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique también habría estado presente, pero habría llegado más tarde.
Fue en esa oportunidad, según afirmó Pontaquarto, que Genoud le dijo al ex presidente que “los peronistas necesitan otra cosa para votar la ley”. A lo que De la Rúa habría respondido: “Eso arréglenlo con (el ex jefe de la SIDE, Fernando) De Santibañes”. Ayer, Pontaquarto ratificó ese tramo de su declaración anterior y detalló que el diálogo se había producido cuando el entonces presidente se disponía a abandonar el despacho. “De la Rúa dice eso como yéndose. Saluda a los que estaban ahí. A mí no se me acercó a saludar, yo estaba como a unos seis o siete metros. Levantó la mano, como hacía de costumbre”, detalló.
Gran parte de la audiencia se destinó a que Pontaquarto describiera el despacho de De la Rúa y su antesala. Incluso hizo un croquis en el que señaló con círculos las distintas “mesitas” en las que el ex presidente tenía fotos, “muchas con la hija y la nieta”. Ubicó en el esquema a los que participaron de la reunión y los identificó con sus apellidos; también situó los teléfonos y el escritorio, al que dibujó en diagonal.
El ex secretario parlamentario remarcó que, a pesar de que fue en varias ocasiones a la Casa de Gobierno, ésa fue la única vez que entró al despacho presidencial. Pontaquarto no había podido precisar la fecha de ese encuentro. Según dijo ayer, se realizó la última semana de marzo o la primera de abril del 2000. Y fue un martes o un jueves, “porque generalmente Genoud llegaba de Mendoza los días martes y se retiraba los jueves a la tardecita o los viernes a la mañana, y no puede haber sido un miércoles porque era día de sesión en la Cámara”.
Al “arrepentido” le mostraron doce fotos de militares que se desempeñaron como edecanes. Antes describió a la persona que recordaba haber visto cumpliendo esa función el día de la reunión. “Era de estatura alta, con bigotes, con uniforme oscuro y no era una persona canosa, sería de unos 50 años aproximadamente”, afirmó. Luego dijo que el que parecía más familiar entre las fotos que le exhibieron era Troncoso, quien está citado como testigo el próximo 19.
Como resultado de la audiencia de ayer, los fiscales solicitaron a la Secretaría General de la Presidencia que informe dónde trabajó Troncoso durante la última semana de marzo y la primera de abril. También pidieron un entrecruzamiento de los teléfonos de Genoud y el ex secretario privado de De la Rúa, Leonardo Aiello. Esto último se debe a que Pontaquarto aseguró que Genoud (o Alasino) pudo haber acordado la realización de la audiencia con ese funcionario. El “arrepentido” también mencionó, sin dar nombres, a otros colaboradores del ex presidente que lo habrían visto ese día en la Casa de Gobierno y que podrían ser citados como testigos.