Make your own free website on Tripod.com
     

Entrevista de la Revista 'LA NACIÓN', Domingo 30 de Mayo de 2004.


Fernando de la Rúa: fuera de juego


A los 66 años, recluido en su círculo más íntimo,el ex presidente lee, escribe, atiende sus causas judiciales y vuelve sobre el traumático final de su gobierno: “Hice una mala evaluación”, dice, y confirma que está definitivamente alejado de “la política competitiva”

Callao y Las Heras, diez de la mañana. A medida que me acerco al lugar del encuentro, se acrecienta el dilema. Puedo ponerme en una situación cómoda y hacer leña del árbol caído. Es lo más obvio, lo que se espera. O, por el contrario, elegir el camino más difícil y aprovechar el encuentro para reflexionar. Para entender qué le pasó a este hombre al que votó casi el 49% de la población. El mismo que fue senador, diputado, jefe del gobierno porteño, presidente de la Nación y que un día de diciembre de 2001 leyó su renuncia y desapareció en un helicóptero.
.
Lo que pasa en el país habla no sólo de los políticos. Habla de los argentinos. Antes de tocar el timbre, decido: en vez de convertirlo en un arquero cansado al que le tiran penales sin tregua, voy a proponerle que nos sentemos en el banco de suplentes. Simplemente, a pensar en voz alta.
.
-¿Cómo son hoy sus días?
.
-No me alcanza el tiempo, como ha sido siempre. Escribo, estudio, analizo la realidad y me defiendo. Tengo casi veinte causas en qué ocuparme dentro de esta persecución que padezco.
.
-Dicen que está escribiendo sus memorias.
.
-No son memorias. Es un análisis de esa realidad que viví, para trasmitir la experiencia. Para marcar errores y explicar el significado de ese tiempo. Porque hubo un complot, ganaron los enemigos y ellos están escribiendo la historia.
.
-Le pido que me hable desde un lugar más íntimo. ¿Cómo es su cotidianidad?
.
-En Buenos Aires estoy tres o cuatro días a la semana, y otros tres o cuatro en Pilar, que es donde mejor me siento. Me encanta el verde. Cuando estoy en Buenos Aires vengo temprano a la oficina, atiendo el mail, la correspondencia, las llamadas, las visitas. Recibo a mucha gente. En Pilar es donde más escribo.
.
-Y donde seguramente hace largas caminatas matinales...
.
-A la mañana no, porque el pasto está mojado. El rocío no me gusta. Camino a la tarde. Hago gimnasia. Me doy mis gustos, hago cinta, como siempre. En Olivos también lo hacía.
.
-¿Escucha música?
.
-Sí, cuando trabajo en la computadora. Escucho música clásica, repaso temas de los viejos tiempos y exploro los nuevos. Me gustan Beethoven y Mozart. Y de los viejos tiempos escucho Jambalaya o Agustín Lara.
.
-Es bueno que tenga un costado romántico.
.
-Sí. Y de lo nuevo escucho a Shakira (se sonríe). Bee Gees me encanta, y me enloquece Sinatra.
.
-¿Cuál es la canción de Sinatra que más le gusta?
.
-Para todos es "New York, New York". Para mí es "I ‘ve got you under my skin". Hay dos voces que me apasionan: las de Sinatra y Gardel. Las escucho con auriculares. Y analizo los matices. Casi los he estudiado con los auriculares. También escucho a María Callas y a Tita Merello.
.
-Y después...
.
-Hago el ejercicio de escribir todos los días dos o tres horas. Además, tengo mucho que leer.
.
-¿Está leyendo historia, política o ficción?
.
-Política. Y dejo la ficción para la noche, que es mi refugio. Pero amo la novela histórica. Tengo en mi mesa de luz la historia de Roma de Guglielmo Ferrero.
.
-¿Y de historia argentina reciente? ¿Leyó "Argentinos", de Jorge Lanata?
.
-No. El prometió que me lo iba a regalar y no lo hizo. Me lo voy a comprar...
.
-Hablemos de sus hijos. ¿Cómo es la relación con Antonito, a la distancia?
.
-Nos hablamos todos los días. Inés estuvo allá ahora, de visita (Miami).
.
-¿Y con Aíto?
.
-Está en Madrid.
.
-¿Usted diría que su paso por la presidencia tuvo un costo alto para su familia? ¡Cómo olvidar la cachetada que se ligó Aíto frente a la TV!
.
-Hubo una tremenda agresión hacia la familia. Cuando se quiere hacer mal, se la ataca. Lo que dijeron de Antonio es ridículo. Le atribuyeron poderes...
.
-Entonces, ¿era mentira lo del grupo Sushi?
.
-Totalmente. La influencia de los chicos era un mito. Yo me manejaba con mis ministros. Después de 30 o 40 años de hacer política, no es serio pensar que yo necesitaba de mis hijos para gobernar, ni es serio que un país pueda ser manejado por un chico de 25 años.
.
-¿Por qué cree que él y sus amigos parecían tan influyentes?
.
-Desde el principio, mis detractores querían encontrar una comparación con Menem y buscaron el rol de la familia...
.
-¡Pero Menem no tenía ninguna influencia de la familia!
.
-Pero lo atacaban por su familia. Y querían seguir atacando a la del nuevo presidente. Con Duhalde no se meten; creo que los puso en vereda. Y luego la atacaron a Inés, atribuyéndole frases que nunca dijo. Este poder de invención de los periodistas sólo se explica porque recibían plata.
.
-¿Era una pesadilla despertarse y ver los diarios? ¿Un título le arruinaba el día?
.
- Y, sí. Obliga a ocuparse. Hay que desmentirlo. Es fuerte cómo se maneja la opinión pública. De la imagen que da la lectura de los diarios se puede sacar un resultado parecido al de una encuesta científicamente realizada.
.
-¿Cómo es la intimidad de un presidente y su mujer cuando están a merced de lo que se dice?, ¿se resiente la relación?
.
- Eso no. Pero sufre. Lo veíamos a la mañana, antes de irme, y cuando volvía a la noche. Era duro. Ella lo soportaba estoicamente.
.
-Dijo Chiche, la mujer del ex presidente Duhalde, que los problemas de pareja vienen de la política...
.
-Porque los dos están en política. Ahora se critica a Inés porque ella no lo estaba.
.
-¿Le parece?
.
- Se exalta a las mujeres que se suben a la tarima y tienen despachos en la Casa de Gobierno.
.
-¿Habla de Cristina de Kirchner?
.
-Ahora están encantados y antes la criticaban a Inés por supuesta influencia. Pensar que fue a los lugares más recónditos, soportó calores, cosas que jamás había hecho. Abrió Olivos como nunca. Era visitada por colegios y jubilados.
.
-Entre lo que imaginaba que sería la presidencia y lo que resultó, ¿qué diferencias hubo?
.
-Nunca me imaginé que se llegaba a esos niveles de falta de respeto. Después de que contribuí a la eliminación de la ley de desacato, fue el destape. Nunca imaginé el abuso comercial de la crítica destructiva.
.
-A ver, pensemos: la relación de Antonito y Shakira, el video donde los dos bailaban...
.
-El noviazgo lo tomaron como un tema de la farándula, y el tiempo ha demostrado que era una relación seria. Y eso del baile, que fue posterior, lo hemos hablado y ambos consideran que fue un error.
.
-¿Qué sintió la noche en que, una vez en su casa, se vio en el programa de Tinelli?
.
-Primero, Tinelli me visitó en Olivos, me pidió disculpas por la imitación prolongada. Y para terminar con eso me invitó al programa. Fui confiado. Me sorprendió un muchacho que se me vino encima a insultarme. Pensé que ahí estaba el problema.
.
-Se sumaron cosas: usted se confundió el nombre del programa (dijo "Telenoche" y era "VideoMatch"), equivocó el de la mujer de Tinelli y salió por la puerta equivocada...
.
-Mire, yo no tenía idea del nombre de la mujer de Tinelli, ni me lo acuerdo ahora, y se lo pregunté a uno que estaba por ahí y me lo dijo mal. También me confundo siempre entre Telenoche y Telefé. Podrían llamarse distinto. Lo malo estuvo en las veces que lo repitieron. Pero tampoco puedo contar la anécdota porque se me vienen todos encima. Entonces me siento atrapado.
.
-Un detalle que no es menor: los más enojados fueron los sectores cultural y económicamente cercanos a usted.
.
-Quizás al llegar al gobierno era tan fuerte la esperanza de cambio que yo no lograba hacerme oír. Y luego de buscar muchos caminos se pensó en ese impuesto, que luego se llamó "el impuestazo", y allí vinieron a mordernos sobre la carne fresca. ¡Hoy los medios no tratan los aumentos de la misma manera!
.
-¿Había sobresueldos durante su gobierno?
.
-No. Había deducciones de sueldo. Además, los economistas hablaban, afuera y adentro, contra el país. Y esto alentaba la salida de capitales. Para colmo, el 11 de septiembre ocurre lo de las Torres Gemelas y eso altera el orden de la economía mundial.
.
-Convengamos: la mala relación con Chacho Alvarez también dejaba un flanco débil...
.
-Al contrario. La relación con Chacho siempre fue muy buena. Las cosas se complicaron a partir de la tapa de una revista de mal gusto (donde aparece Liliana Chiernajowsky, su ex esposa, ex legisladora y funcionaria porteña, y Vilma Ibarra, senadora nacional, como un triángulo amoroso) porque él siempre pensó que la información venía de dentro del gobierno, de la SIDE. Le fue difícil recuperar confianza. Después surge la denuncia de los sobornos en el Senado y Chacho apunta a (Fernando de) Santibañes. Y luego el cambio de cargo de (Alberto) Flamarique (entonces ministro de Trabajo), por pedido del mismo Chacho. Quizás ese día hubo un aplauso inapropiado de amigos de Flamarique. El se molestó con eso y renunció. Pero seguimos hablando.
.
-¿Hoy se hablan?
.
-No, al final, él se aisló. No quería hablar con nadie. No atendía ni a Darío Alessandro (Frepaso) ni a Graciela Fernández Meijide (Frepaso, entonces ministra de Desarrollo Social). El se dio cuenta tarde de que había sido elegido por el pueblo y no podía renunciar.
.
-Los alfonsinistas lo acusan a usted de hundir el partido.
.
-La crítica viene de los que no apoyaron al gobierno y se aliaron con Duhalde para voltearlo. Y luego no hicieron más que hacerse los arrepentidos para apoyar la devaluación y el default.
.
-¿Se imagina el futuro haciendo política?
.
-Me aparté de la política de competencia y de encuestas.
.
-¿Cuál es hoy la principal falla de la oposición?
.
-No hay oposición. Las declaraciones de Lilita Carrió parecen más enojos personales que una posición estructurada. La UCR quedó muy golpeada por la alianza con Duhalde.
.
-¿Qué opina de la gestión de Kirchner?
.
-Ahora parece pisar la realidad. No sirve pelearse con todos. La gestión de Lavagna es buena.
.
-¿Es capaz de reconocer algunos errores?
.
-Puedo reconocer errores. El primero, no haber podido convencer a la gente de que la verdadera independencia es no estar sometido al crédito y al endeudamiento. Segundo: no haber podido mantener con integridad la Alianza, por la renuncia de Chacho. Y tercero, el más grave, es no haber podido terminar mi mandato.
.
-¿Se ofendió cuando dijeron que se había separado de su mujer?
.
-No, porque nunca me divorcié. Eso no entra en mi cabeza. Pero la entereza que demostró Inés tanto en el ascenso como en la adversidad me conmovieron. Supo ser humilde en el ascenso. Siempre la he querido.
.
-¿Cómo es el día después de la renuncia?
.
-Estaba entero. Venía convencido de la lucha que daba. Reconozco que fue un error el mensaje declarando el estado de sitio. Hice una mala evaluación política.
.
-¿Lloró?
.
-No, no.
.
-¿Cuál era su escena temida como presidente?
.
-Una corrida bancaria.
.
-Dígame, De la Rúa: ¿hubo coimas en el Senado?
.
-Por esta causa me puse a estudiar y llegué a la conclusión de que el hecho no ocurrió. Pontaquarto no es serio. Además, Hugo Moyano ya venía denunciándonos. Los que nos enfrentaban precisaban prenderle una señal de corrupción a la Alianza.
.
-¿Por qué razón le habría gustado quedar en la historia? Alfonsín recuperó la democracia; Menem, la estabilidad económica…
.
-Alfonsín tenía tres objetivos: trasladar la Capital, reformar la Constitución y terminar su período. Ninguna se dio. Menem hizo la reforma económica. Pero en su segundo período aumentó el gasto público. Yo quería reordenar la economía y lograr las reformas educativa y social.
.
-¿Algún día va a poder caminar tranquilo por la calle?
.
-Ya siendo jefe del gobierno porteño era complicado salir, y como presidente, más. Uno renuncia a eso. No camino por la calle. Tampoco lo hacía antes.
.
-A estas alturas, ¿cree que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen?
.
-Y, creo que sí.

ANY VENTURA. Para Revista La Nación.-

Fotos: Daniel Pessah.-

http://www.lanacion.com.ar/suples/revista/0423/sr_604592.asp
LA NACION | 30.05.2004 | Página 00 | Revista

Volver al sitio web oficial de Fernando De la Rúa